miércoles, 1 de julio de 2009

No a los calzoncillos













Pues eso.
Que no coño!!!. Que me aprietan el pene, se me meten por el culo, que me molestan en las ingles, que cuestan dinero y si "El Rubio" se está haciendo de oro vendiéndolos, imaginaos el señor Kalvin Clain ese, que no son útiles e impiden el desarrollo longitudinal del pene.
Desde aquí un llamamiento a todos los hombres con valor para dejar de utilizar esa prenda. No le teman al pantalón chino, a las bermudas, al chándal, ni siquiera al pantalón vaquero. Eso sí.
...Nunca permitas que te hagan la circuncisión. Se pierde sensibilidad en el carajo. Capullito pa entro.

10 comentarios:

Koloke dijo...

Ernesto, yo con pantalones finitos lo veo. Pero lo de poner mis güevesitos en contacto directo con los vaqueros me asusta un poco, la verdad.

Emilio dijo...

A mi más que las diferentes telas, me asustan las cremalleras...Las mias han pillado tela de calzón alguna vez, asi que no quiero ni pensar que destrozos podrían ocasionar sin la presencia de esta prenda íntima. Yo personalmente propongo una solución intermedia...y no es otra que el uso de bragas color carne. Os aseguro que se lo que digo. Y como prueba os enlazo con esta antigua entrada: http://koloke.blogspot.com/search/label/Cruda

Nono dijo...

Xagerao que eres Sr Colomer, yo llevo toa mai laif usando calzoncilletes y sin problemas. Y son caros si los pillas Karvin Klein pero si vas al Carrefú, en el pasillo junto a las bragas de la Yoselín (Emilín sabe donde), te salen bien baratitos y cómodos.

Ahora bien, yop soy de los tuyos sin circuncidar, que no quiero perder sensibilidad.

En una novela de Paco Umbral, Madrid 650, hay un personaje llamado Sebastián. Se pega toda la novela buscando hacer callo en su glande para que sea el más resistente, haciendo ejercicios para ello. Tol día pelándosela en plan "fuerte". Lo mejor es que para endurecer el miembro se refriega el capullo por muros y paredes en sus paseos nocturnos de vuelta a casa. Las mujeres con las que se acuesta este gachón no lo aman porque es feo, horrible, pero lo eligen porque les da la leña que no pueden conseguir de nadie más, siendo famoso en toda Vallecas por su buen hacer.

Grande este Sebastián

PD: a los locos lectores del blog: no hagan los ejercicios de Sebastián si no es bajo la supervisión de un especialista

Inma Connor dijo...

Antoñito, no me habías contado nada de ese Sebastián...

Emilio dijo...

Martínez el exagerado ha sido Cecilia.

lu dijo...

Yo de este tema tengo poco que opinar, sólo decirle a Emilio que si le molan las bragas abandone las sobaqueras color carne, por favor, que hay un amplio abanico de lencería femenina mucho más erotizante. Sin ir más lejos, los shorts de seda, sueltecitos, suaves, fijo que con ellos estás todo el día palotepalote.
Nono, la novela que dices está genial, Paco Umbral se alegraría mucho de ver que por fin hablamos de un libro suyo.
Y Ernesto, creo que tu reivindicación está incompleta ¿no? No has dicho nada de la depilación integral de huevos... Deberías preparar otra entrada, ilustrada con una foto tuya, claro, en defensa de los huevos pelaítos, que sobre eso sí me gustaría opinar.

Nono dijo...

Uuuuuyyy Mira que ya me lo decían de Chiquetito, que hay que leer la letra pequeña. Bien apuntao Emilín. Ya decía yo que me parecía muy exagerao pa venir del Sr Colomer

Inma dijo...

Osti, Lu, ¿tienes ese libro? Por lo visto, ya no se encuentra en ninguna librería y estoy deseando leerlo. Si lo tienes, préstamelo cuando nos veamos, plis.Muuach!

lu dijo...

Pues no sé si lo tengo o me lo dejaron. Lo miro cuando llegue a casa. Beso enorme.

Ernesto dijo...

Pues una de las partes del tema es precisamente esa Lu. Depilarse un poquitín, pero primero hay que entrar al mundo sin calzon y después ir viendo, que si no la gente se me acojona.
El tema de calzoncillos de color carne, no lo veo, en todo caso un poco de papel transparente de envolver los bocatas.