martes, 17 de julio de 2012

EL TRAJE NUEVO DEL EMPERADOR

Y de este modo echó a andar el Emperador bajo el magnífico palio, mientras el gentío, desde la calle y las ventanas, decía:

-¡Qué preciosos son los vestidos nuevos del Emperador! ¡Qué magnífica cola! ¡Qué hermoso es todo!

Nadie permitía que los demás se diesen cuenta de que nada veía, para no ser tenido por incapaz en su cargo o por estúpido. Ningún traje del Monarca había tenido tanto éxito como aquél.

-¡Pero si no lleva nada! -exclamó de pronto un niño
.


Exactamente como el niño del famoso cuento de Andersen me sentí el sábado viendo esto:


En un entorno impresionante, Las Arenas de Nimes, un señor muy mayor trataba de cantar y lo que salía de su boca era un sonido clavadito al de un tipo con una traqueotomía; y cuando se sentaba al piano, sus dedos renqueaban por Cuenca, pero el resto de la banda paseaba por Estocolmo.

Mientras esto se perpetraba, unas 10.000 personas aclamaban al emperador del folk-rock, coreando su nombre, admirándolo, adorándolo... ¿es que nadie se daba cuenta de que Bob estaba completamente en pelotas?

7 comentarios:

megamelomanos.com dijo...

¿Recordáis a Koloke? Me preguntó que fue de él. Un gran tipo. El caso es que un día publicó un post dando a entender que Dylan estaba para retirarse y nunca más se supo. Le vieron por última vez con Jim Morrison en Aruba, dicen.

Joserra Rodrigo dijo...

Como mola, como mola este post...
Estaba desnudo, siempre ha estado desnudo.La arruga es bella pero es arruga y hay que saber mirar a través de sus surcos.Yo le amo amigo Koloke.
Insisto en mi tesis: allí no sonaba el setlist sino todo el resto. Un abrazo my friend!

carrascus dijo...

Bueno... en realidad ya vamos conociendo tu criterio musical, jejeje. De todas formas no sé si has puesto un pedacito chungo del concierto de modo sesgado ni puedo opinar porque la última vez que vi a Dylan fue hace ya cuatro años justos, cuando estuvo en Jerez. Y desde luego allí el "Tangled up in blue" que hizo lo recuerdo como muchísimo mejor que este cachito que nos has puesto aquí.

Vete a saber... mejor pensar en una mala noche, que en un gran decaimiento en cuatro años; que a su edad ya se convierten en una barbaridad de tiempo.

Yo he visto al Emperador vestir trajes fabulosos. Y también le he visto cubrirse apenas con un trapito y pasear orgulloso con él, como hizo en Sevilla en el '91.

La cerveza al menos estaba buena en Nimes, no?

Koloke dijo...

Aitor ya sabes que yo soy más de esconderme en casa de Nikki Sixx, con unas rubias random y montañas de droja.

Joserra, la arruga es mu fea, que te lo digo yo. Y encima a 56 € los surquitos, no veas. Lo que te pasa es lo que a los padres que tienen hijos feos, que los quieren igual.

Carrascus, el concierto enterito lo cantuvo asín de malamente. Yo estuve también en el auditorio y, a pesar del pedo que llevaba, al menos tenía voz y no esos sonidos guturales.

Y no propongo que se retire, sino que resucite a Dimebag Darrell y forme unos nuevos Pantera, pero haciendo versiones de Joan Baez
http://youtu.be/_Zym9N-I5F4

Koloke dijo...

Folkera, podrían llamarse

lu dijo...

Muy ingenioso, Koloke. Aunque entiendo tu crítica, creo que Bob Dylan ha llegado a ese punto minimalista que me gusta de muchos artistas viejunos del blues o del flamenco. Para arrancar belleza de la imperfección o del feísmo hay que ser un genio. Viva Lola Flores y viva Bob Dylan en pelotas. Mis lágrimas en Vision of Johanna no fueron de cocodrilo precisamente, mi emoción es mía y sólo mía. Mi "prueba del algodón" es ésa, es algo íntimo y sentido, nunca impostado, y siempre me ha resbalado la opinión de los demás (incluída la tuya, claro). Eso no quita que me encante tu reseña. Es más, apostaría que a Bob también.

Koloke dijo...

Lu, como siempre, pa gustos los colores. Ya sabes que respeto enormemente las opiniones de los demás, incluso cuando se equivocan (o, lo que es lo mismo, cuando no coinciden con la mía).