lunes, 16 de agosto de 2010

DALTON GHETTI (O LA PACIENCIA INFINITA)

El amigo Dalton es un escultor. Un escultor con muuucha paciencia, ya que trabaja sobre minas de grafito de lápices:



Sus herramientas son sencillas: una cuchilla de afeitar y una aguja de coser (y un lápiz, claro):



Tarda meses en hacer cada escultura y, qué risa, muchas veces se le han roto justo cuando estaba a punto de finalizarlas.

El tipo no las vende: las regala a los amigos (que, a su vez, son los que le regalan los lápices, ya que nunca los compra).

Os dejo una selección de sus esculturillas:

5 comentarios:

lu dijo...

Impresionante. Estas entradas me gustan.

Koloke dijo...

Lu, hay que poner algo de culturilla pa compensar la gilipolleces habituales

MaeseRancio dijo...

El palo y la zanahoria, verdad Koloke?

Antes de leer que a veces se le rompían justo antes de acabarlas es exactamente lo que estaba pensando. A mí me pasa eso y mando el lápiz poco lejos.

En fin, una curiosa entrada.

keka dijo...

No hay que estar aburrío ni ná pa ponerse a hacer eso...

Microalgo dijo...

Pero qué crac, este tío.