jueves, 27 de enero de 2011

LECCIÓN DE MARKETING XV

El libro de reclamaciones

Seguro que todos los lectores habrán visto alguna vez un cartelito como este:



Los establecimientos comerciales y todos aquellos que se dedican a la venta de productos o servicios, tienen que tener a disposición de los clientes el Libro de Reclamaciones, para que estos puedan hacer constar sus discrepancias en la propia relación entre empresa y consumidor.

Un cliente insatisfecho, pues, tiene derecho a exigir la hoja de reclamaciones cuando lo considere oportuno. Es importante en estos casos, evitar solicitarla y rellenarla estando completamente pedo.



Analicemos con detalle esta hoja (real como la vida misma), presentada por un cliente que no prestó atención a la recomendación anterior :

Nombre: X
Apellidos: Y
Nacionalidad: Hispano
Dirección: C/ Balompié, 54 (Av Betis)
Descripción del hecho: Casi me atropellan en la puerta los moteros del vespino, que corren que se caga la pava.

5 comentarios:

Paco dijo...

Solo queda que el juez fije una indemnización...
para los del vespino.

MaeseRancio dijo...

Koloke, por casualidad, ¿esa no será tu letra?
:-)

Koloke dijo...

Maese, le prometo a usté que no hay manipulación por mi parte: es una hoja de reclamasiones legítima, recogida en un telepi

MaeseRancio dijo...

No hombre, no iban por ahí los tiros.
Te decían en plan de coña que si la hoja la habías rellenado tú, pero no en plan de falsificarla, sino con el puntazo pillado.
:-)

dale calor dijo...

Esa españa cañi, asin de claro no??

saludos http://dalecalor.blogspot.com