sábado, 6 de diciembre de 2008

ENGORDANDO I

Como doy por hecho que en 25 días en el cono sur voy a engordar al menos 5 kilos, abriré una sección explicativa, para que el mundo sepa por qué es imposible no convertirse en una bolita.

Capítulo I. El asadito


El asadito básico se compone de una parrilla sobre la que se van colocando distintas partes de la vaca (y también del cerdo).
Normalmente se prende un fuego de leña y, poco a poco, se van cogiendo las brasas y se ponen bajo la parrilla, para controlar la temperatura y que la carne quede en su punto (jugosa por dentro y tostadita por fuera). Esto es la resposabilidad principal del maestro asador, en esta ocasión el Toto, y es de muy mala educación meter las narices y dar consejos del tipo yocreoquehabríaquedarlelavueltaya.
Hay infinidad de cortes de carne en Argentina (y, por tanro, de asaditos) así que, como seguro que van a caer varios, iré explicando lo que vaya comiendo.
En esta ocasión, tenemos al fondo un trozo grande de bondiola, corte grueso y jugoso de cerdo. Justo delante hay varias mollejas, glándula de la vaca de sabor fuerte, muy crujiente por fuera y muy tierna por dentro. En el centro, en primer plano, tenemos unos cuantos choris (lo que en España se llama chorizo criollo, pero en versión buenoquetecagas). Al fondo hay un pedazo grande de vacío, corte grueso pero en este caso de la vaca. Y a la derecha tenemos en primer plano dos tipos de morcilla (dulce y salada). Por último, al fondo a la derecha, están los chinchulines, tripa de la vaca que se asa a fuego fuerte para que quede bien crocante.

2 comentarios:

Niko dijo...

Joder tío, entre el cochinillo de burguillos, el cordero madrileño y esto te vas a poner como un figurín. Saludos a Flor, Toto y Checha(guardádme algo para cuando yo vaya!)

Expropiado dijo...

Aaaaaaahhhggg....